Tras tres meses de intenso entrenamiento, el Ejército del Perú cuenta con personal especializado y canes adiestrados para labores de búsqueda y rescate de heridos y desaparecidos tras un siniestro.